martes, 4 de mayo de 2010

THUNDERBOLT, P-47D
en la Fuerza Aérea chilena


En Julio de 1946 arribaron varios P-47D a Los Cerrillos, comisionados para cumplir misiones encuadradas en un proyecto estadounidense, al estilo del desarrollado en Perú, operando en Chile bajo identificación USAF hasta mediados de 1947, cuando al menos a seis de ellos les fueron pintados los distintivos nacionales, siendo oficialmente traspasados en Septiembre de 1947.
Una segunda partida de 06 aviones fue incorporada en Noviembre de 1947, completándose un total de 12 numerados desde el FACH 750 al 761.


Destinados al Grupo de Aviación N° 2 en la Base de Quintero, operaron en ésta Unidad entonces poderosa ya que contaba además con los Kingfisher, Mitchell y Catalina.

El 06 de Febrero de 1948 se crea el Grupo de Caza N° 1 con los Thunderbolt, luego redenominado Grupo N° 5 y finalmente Grupo N° 11 de Caza Bombardeo.

Las aeronaves habían sido trasladadas por tripulaciones estadounidenses que pasaron a constituirse en los primeros instructores del moderno caza, hasta la formación de los nacionales que aprovechando la experiencia en los TEXAN, estaban en óptimas condiciones para continuar la preparación de las tripulaciones de combate. Como requisito inicial los aspirantes a comandar los Thunderbolt debían acreditar al menos 500 horas de vuelo en otras aeronaves; posteriormente efectuaban el curso de reentrenamiento volando desde la cabina trasera del TEXAN, asimilándose a la larga trompa del P-47D.
Al momento de la entrega, los estadounidenses habían aprovisionado repuestos para dos años, por lo que paulatinamente la dotación inicial comenzó a quedar fuera de vuelo, amén de varios accidentes, y en 1952 sólo 7 aviones estaban operativos. Debido a ello la Fuerza Aérea de Chile recibió 17 aviones más, de los cuales tres fueron matriculados con números de aviones accidentados como el 750, 751 y 756.

De los arribados en esta segunda partida, singular historia es la referida al FACH 764, el cual fue asignado en una misión de apoyo al Ejército el 24 de Noviembre de 1953, junto a otros tres P-47, al mando del entonces Comandante de Escuadrilla Gustavo LEIGH G. en el 750; despegando a las 10:45 el 764 tripulado por el Teniente Dagoberto ESPINOZA como sub Líder, desapareció. Se efectuó la búsqueda por aire y mar, pero como relata un piloto de la época, simplemente se desvaneció, nadie lo vió caer ni escuchó algun llamado de auxilio, no dejó rastros en el mar.

La falta de repuestos fue disminuyendo la flota de P-47D hasta que a mediados de 1957 sólo formaban 13 aviones, determinándose su baja el 31 de Diciembre de 1958.
Indudablemente el P-47D constituyó un gran aporte al desarrollo de las tripulaciones de combate chilenas, toda vez que el avión era de alta performance para su época y había probado largamente su valía en combate durante la Segunda Guerra Mundial en distintos frentes y desde su misión original de caza, hasta la de ataque a tierra. Al respecto es interesante recordar que el avión llegó a Chile con toda su capacidad bélica, consistente en cañones y pilones para carga lanzable bajo las alas, pero desprovisto del sistema de lanzamiento de cohetes que había sido desmantelado antes de su cesión a la FACH...

Sólo un P-47D sobrevivió a su baja y fue entregado a la Escuela de Especialidades para su resguardo, suscitando en su época una pugna entre alumnos y cadetes, ya que cuentan algunos antiguos oficiales y suboficiales que el avión «carreteaba» periódicamente entre ambas escuelas, hasta que finalmente pesó el grado y se quedó en la Escuela de Aviación, para posteriormente ser entregado a la colección del Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio que lo ha restaurado hasta dejarlo prácticamente «en vuelo» y magníficamente exhibido en su salón principal con el número FACH 750 (segundo avión en llevar el número).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada